lunes, 23 de julio de 2012

AZUL Y ROJO

A Jader C., siempre bajo el recuerdo.
I

Rodrigo: La de azul.
Mario: La de rojo.
Rodrigo: Ombe, Mario, te digo que la de azul es la más bonita.
Mario: No. La que tiene la blusa roja. Mírale ese cabello; mira que bien peinado lo trae. Yo sé de esto más que tú.
Rodrigo: ¿Quieres apostar?
Las dos muchachas hablan intranquilas. Desde hace un rato se han percatado de los muchachos  que las miran con insistencia y se secretean entre ellos. Una se llama Laura, la otra lleva por nombre Mirtha. No pasan de los quince años, aunque aparentan más. Mario tiene igual edad. Rodrigo es un año mayor.
Laura: ¿Qué querrán esos?
Mirtha: No lo sé. Preguntémosles.
Laura: No. Esperemos un rato para ver qué hacen. Se ve que son unos idiotas.
Mirtha: Siempre andas con ese mal carácter. Así no vas a conseguir novio.
Laura: Tener novio es lo que menos me importa.

II
Mario: Te digo que la lleva el vestido rojo está mejor. Parece que no vieras esa cara linda que se trae.
Rodrigo: Hagamos una cosa, caminemos cerca de ellas haciéndonos los distraídos y las miramos bien.
Mario: Hagámoslo.
Mirtha: Mira, mira, ahí vienen. Creo que se nos van a acercar. Pretenden hablar con nosotras.
Laura: No hagas nada. Ellos no vienen hacia aquí. Deja que pasen.
Mirtha: ¿Cómo lo sabes?
Laura: Te dije que eran unos idiotas y eso es lo que hacen todos lo idiotas.
Mirtha: Algo de razón debes tener.

III
Rodrigo: Hace un buen clima… ¿Verdad, Mario?
Mario: ¡Sí, la tarde está excelente!  Así es que vale la pena salir a pasear por este parque.

IV
Laura: Son unos completos idiotas. Ya te lo había dicho.
Mirtha: Sí. Mira que hablar de lo bueno que está el clima. ¡Si ya hace frío!
Laura: ¡Shiii, baja la voz!
Mirtha: Disculpa, pero… ¿Qué pretendían esos con pasar delante de nosotras?
Laura: Todos los muchachos son así, sin importar quién o de dónde sean no cambian en nada.
Mirtha: A veces pareces tener la razón.
Laura: Es porque siempre la tengo.
V
Mario: ¿Las viste?  Rodrigo.  ¿Las viste?
Rodrigo: Sí, las vi.
Mario: ¿Y?
Rodrigo: La que lleva el vestido azul es la más bonita.

VI
Mario se da cuenta que Rodrigo no se atrevió a mirar a ninguna de las muchachas. Como mínimo habrá mirado su sombra al caminar, piensa, de lo contrario estaría de acuerdo conmigo; la de azul es agraciada, no se puede negar, pero la que lleva la blusa roja es delgada, elegante y, sobre todo, inspira ternura. Era indiscutible que Rodrigo no había observado a ninguna de las dos.

VII
Mario: ¿Por qué te gusta la de azul?
Rodrigo: No lo sé, sólo me gusta.
Mario: Eso no responde mi pregunta
Rodrigo: Ya te dije que no sé. Me gusta, eso es todo.
Mario: No la miraste ¿Verdad?
Rodrigo: Sí la miré, sólo que no muy bien,  pasamos muy rápido.

VIII
Mirtha: ¿Crees que hayan pasado para vernos?
Laura: De pronto, recuerda que son unos tontos.
Mirtha: Eso me parece lindo.
Laura: Eso es tonto.
Mirtha: No es tonto. Mira que pasar por aquí, sin conocernos, sólo para vernos. Imagínate lo difícil que debió ser para ellos.
Laura: Imagínate lo fastidioso que es para mí
Mirtha: Vamos a acercárnosles.
Laura: Si quieres ir, ve sola. Yo con ellos no hablo.
Mirtha: Anda, anímate.
Laura: Está bien, vamos con ellos.
IX
Mario: Rodrigo, ahí vienen.
Rodrigo: ¿Vendrán hacia nosotros?
Mario: De eso puedes estar seguro.
Rodrigo: Has parecer como que no las hemos visto.
Mario: Ya se dieron cuenta.
Rodrigo: Entonces callémonos y trata de no embarrarla.
Mirtha: Hola.
Mario: Hola.
Hablaron hasta que se les hizo tarde, por lo que los muchachos tuvieron que despedirse (haciéndolo despacio por cortesía, la cual, Mario consideraba necesaria).
Mirtha: Te dije que eran tiernos.
Laura: Sí, tenías razón.
Mirtha: Y si te fijas bien, se les notaba que no se querían ir.
Laura: El que mucho se despide pocas ganas tiene de irse, decía mi abuela.
Mirtha: ¿Y ahora?
Laura: Esperar a verlos otra vez.
Mirtha: A mí me gustó el que se llama Mario.
Laura: Rodrigo es más lindo.
Mirtha: ¿Quieres apostar?
Laura: No, es cuestión de gustos: eso es todo.
X
Rodrigo: Eran feas.
Mario: Los sentidos engañan.
Rodrigo: Por qué te demoraste tanto despidiéndote.
Mario: Siempre hay que andar con la decencia a cuestas, eso es clave en la vida, bueno así decía mi abuelo, aunque nunca lo he entendido.
Rodrigo: Mirtha es la más fea. Además es demasiado romántica.
Mario: No, Laura es la más fea y tiene mal carácter.
Rodrigo: ¿Quieres apostar?
Mario: No, ya no apuesto más sobre esas cosas en las que siempre terminamos perdiendo los dos.



No hay comentarios: